CONOCIENDO LA DIVERSIDAD ¿Universidad para todos?

El destino y una gran amiga hicieron que hoy disfrute de un Diccionario Ideológico de la Lengua Española. Un tesoro de más de mil páginas rescatado de la basura, es uno de mis libros más preciados y en él se consagra la frase “…de la idea a la palabra; de la palabra a la idea…” nada podrá expresar mejor la situación inestable de los estudiantes con discapacidad en las universidades, pues hasta la fecha, abundan numerosos lineamientos que no superan el papel, desembocando en una baja inscripción, prosecución y egreso de las aulas.

Por:  Dalia Sánchez-Caridad @dalitacaridad /daliasanchez@gmail.com

En Venezuela, según el Ministerio del Poder Popular para la Educación Universitaria, para el año 2008 había aproximadamente 2 millones de estudiantes entre pre y posgrado, de los cuales solo 33 mil manifestaron tener discapacidad, lo que en porcentaje equivale a menos del 2%, cifra que si todavía queremos hacer más tangible, implica que de cada cien (100) estudiantes, ni siquiera podemos contar dos con alguna discapacidad. Un número que se hace aun menor, al considerar que el 15% de la población presenta alguna discapacidad.

En el mismo orden de ideas, esta bajísima matrícula, no es más que el reflejo de una sociedad en la que las ideas, no concuerdan con la acciones.  La verdadera Universidad hace referencia a una integridad que no admite divisiones. Es entonces una verdadera  distorsión, observar como los pocos estudiantes con discapacidad que ingresan en la educación universitaria, sienten en carne propia la frustración de una diversidad malentendida; una nociva mezcla entre discriminación, barreras físicas, obstáculos digitales, pasando por la carencia de recursos, voluntades y estructuras.

¿Dónde  está la universidad que no admite divisiones y que pertenece a todos  sus integrantes? Si eres estudiante, acércate, no tengas miedo, detrás de una discapacidad no hay leones que comen, hay alguien que tal como tú, busca aprender y construir un futuro mejor. Si eres profesor, también te invito a que te acerques, olvídate tanto de la política como del cliché de que perderás tiempo, interésate por  preguntar ¿cómo puedas ayudar?, cuando evalúes considera lo posible sobre aquello irrealizable y aprovecha la oportunidad de ser de manera simultánea: discípulo de esfuerzos y maestro del conocimiento.

Todos somos parte fundamental de una sociedad, que ser fuerte se mostraré receptiva y no excluyente. Las personas con capacidades físicas e intelectuales diferentes, son un grupo más que integra el engranaje social, entonces, educar desde la integración, será fomentar sentimientos de confianza y respeto que basados en el conocimiento, contribuirán a un futuro provisorio.

Como siempre les dejo unos enlaces en los que podrán corroborar y ver más en profundidad los datos reseñados, sin embargo les pido particular atención al video que presenta el caso de Luigi Fantinelli, el primer  estudiante universitario con Síndrome de Down que obtuvo una beca Erasmus y se fue solo de Italia a España, demostrando que ¡Sí se puede!

Más estadísticas en estos enlaces:

Organización Mundial de la Salud

Matrícula Total Educación Universitaria en Venezuela 2000-2008

Población con Discapacidad según nivel educativo

(Colaboradora @EnMaracaibo: Dalia Sánchez-Caridad @dalitacaridad /daliasanchez@gmail.com)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *