San Sebastián, Patrono de Maracaibo

San Sebastián fue designado patrono de Maracaibo el 20 de enero de 1591. Desde esa fecha este mártir es recordado como el defensor de los marabinos ante las implacables asechanzas de los indios. Nació en Narbona, Francia, en el año 256, pero se educó en Milán, Italia. Se trata de un santo mártir del siglo III cuya fiesta, preestablecida por El Vaticano, se conmemora el día 20 de enero. Es el patrono de los arqueros y de los soldados.

Desde el siglo XIX se conmemora a un santo que lucho por su vida hasta el último de sus días, éste es San Sebastián, quien fue hostigado por sus creencias cristianas mientras se desempeñaba como soldado del imperio romano durante el mando del emperador Maximino.

A San Sebastián le ordenan que deje sus creencias para continuar con su trabajo o morir atravesado con las fechas de los arqueros, por lo que él decide morir antes de abandonar su fe, pero es precisamente su fe quien lo salva de las flechas, cuando los arqueros después de amarrarlo a unos árboles, despojado de su ropa, lanzan sus flechas, pero éstas no lograron atravesarlo y es entonces cuando es sometido a garrotazos muriendo lenta y dolorosamente, lanzándolo luego a las cloacas.

Él pasa a ser el patrono de Maracaibo, cuando la ciudad era sólo un poblado. Su fiesta es celebrada cada 20 de Enero con la realización del Santo Rosario, una procesión desde su altar ubicado en la Catedral de San Pedro y San Pablo por las calles Obispo Lasso, Oriente, Padilla, Aurora y Carabobo, donde sus feligreses portan banderines rojos y blancos, colores que representan la sangre del santo mártir y su pureza.

En Maracaibo fue construida una plaza con su imagen, la cual se encuentra dentro del Monumento Nuestra Señora del Rosario de Chiquinquirá, en su memoria.

A San Sebastián, se le invoca contra las flechas envenenadas, las plagas y enfermedades; se le considera el santo patrono de arqueros, soldados y atletas. En Maracaibo, además de pedírsele protección contra las flechas envenenadas de los indios, se le imploró por la salud de sus habitantes durante la epidemia de cólera de finales del siglo XVIII. Cada año se le otorga en este día la Orden .San Sebastián, en sus Clases I, II Y III, a personalidades destacadas de la región.

(Archivo)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *