Virgen de la Candelaria

En ocasión de celebrarse cada 02 de febrero el día de la Candelaria, en Venezuela se realiza la fiesta de la Paradura del Niño, tradición que se desarrolla principalmente en la región andina. Entre versos y cánticos dedicados al Niño Jesús, se cierra la Navidad con broche de oro.

En otra ciudad se celebra la Fiesta Patronal Virgen de la Candelaria y se caracteriza por estar llena de conjuntos de danzas, disfraces, máscaras y bandas de músicos que conducen a expresiones de desbordante sensibilidad festiva, se localiza en el estado Vargas, región central venezolana. La fiesta de La Candelaria ha ido ganando espacio en Venezuela y fue heredada por el Estado Vargas como tradición de la región y en la actualidad se celebra el 2 de febrero de cada año.

La Virgen de La Candelaria apareció en la isla de Tenerife, España. Fray Alonso de Espina escribió en 1.594 la historia, la que fue transmitida por los habitantes de esta zona de generación en generación. Contó que una tarde dos pastores de la isla iban a encerrar el ganado pero éste no quería avanzar.

Al observar mejor, vieron a una mujer parada en la lejanía con un niño en los brazos. Según las costumbres de la isla, los hombres no podían acercarse a las mujeres en las soledades de las sabanas y por eso le hicieron señas para que se quitara pero no se movió. Los pastores trataron de lanzarle piedras pero los brazos se les paralizaron, por lo que fueron de prisa hasta que su rey fue al lugar acompañado de sus consejeros.

Nadie se atrevía a tocar a la mujer que inmóvil no respondía ante las preguntas. El rey decidió que los hombres heridos la trasladaran al Palacio y, al tocarla, quedaron sanados. Un esclavo del palacio del rey, que había sido evangelizado, reconoció en la imagen a la Virgen María y contó al rey sobre su fe. Desde aquel momento se comenzó a venerar en la isla la sagrada imagen que apareció en extrañas circunstancias. La imagen que se presentó ante los pastores portaba una vela en su mano izquierda y en la derecha al Niño Jesús. Por estos símbolos se popularizó celebrar el Día de La Candelaria, encendiendo una vela bendecida. Los lugareños de la isla, al ver en la sagrada imagen una revelación sobrenatural que consideraban viva, la fueron cubriendo con el paso del tiempo con ropajes para protegerla del frío y en sus manos le fueron colocando anillos para denotar su importancia.

Cuando la devoción comenzó a propagarse, las réplicas de la Virgen se hicieron tomando en cuenta los ropajes y los anillos, dejando verle solamente la cara y las manos La imagen original desapareció en una crecida del río que pasa cerca de la iglesia en su honor en Tenerife. El agua destruyó la iglesia, por lo que luego de su reconstrucción, se hizo una rèplica de la imagen que es la que se venera hoy en día.

Es tradición para los católicos de distintos países del mundo dejar los adornos de Navidad hasta el Día de la Candelaria, que coincide con la Presentación de Jesús en el Templo. María Reyes, católica, considera que la Navidad termina el 2 de febrero porque ese día se presenta al Señor en el Templo para terminar las celebraciones judías propias del nacimiento.. Esta celebración es la que concluye las actividades litúrgicas para conmemorar la encarnación del verbo divino. Se realiza en todo el mundo y reviste una de las solemnidades más importante para los católicos. La fiesta de la Presentación del Señor esta fijada el 2 de febrero por cumplirse los 40 días establecidos en la ley judía para la presentación en el Templo luego de la celebración del nacimiento

(Archivo)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *