Siete bandas brillaron en la XXXI edición de la Fiesta de la Música

Siete bandas marabinas brillaron este 22 de junio en la XXXI edición de la Fiesta de la Música, celebrada en el estacionamiento del Edificio Las Laras, con el apoyo de PDVSA La Estancia y la Alianza Francesa de Maracaibo.

Desde las 8 de la noche, la multitudinaria asistencia vibró con el talento de jóvenes artistas, quienes pusieron a disposición de los presentes sus variados e innovadores trabajos musicales, al ritmo del rock, jazz, blues, punk, reggae, música electrónica, tambor y joropo durante más de cuatro horas de festividad ofrecida para elogiar un día dedicado a la música.

En medio de un ambiente donde predominó la alegría, la juventud presente aplaudió el inicio del evento con la presentación de Urano, agrupación que ofreció una velada bajo las frescas melodías del pop rock latino y letras románticas; seguidamente la banda Syriak se apoderó de la escena con una interesante fusión de movimientos clásicos que le dieron vida a poesías convertidas en canciones, pertenecientes a su disco Dentro de los cuentos de cada día.

Matiz Ensamble, dirigido por Fernando Fuenmayor, luego de su reciente recorrido por Londres y Suiza, trajo a la fiesta musical una mezcla de géneros venezolanos e internacionales como: joropo con elementos del jazz que armonizaron la noche al compás de flauta, cuatro, piano, maracas, batería, bajo y percusión, logrando los elogios de los miles de espectadores.  Parte de sus piezas fueron Trijoropo, Sanfona y Son y una impecable fusión de Barlovento y Pajarillo.

El contagioso repicar del tambor cumaco y campana se escuchó entre la multitud cuando la propuesta musical de Sr. Beat inició su presentación entre el público, haciendo de esta manera una invitación a bailar al son de la cultura afrodescendiente.

El reggae también estuvo presente en el encuentro, con el debut exitoso de la banda Ramas, producida y dirigida por Francisco Ynciarte y Ángel Inciarte, quienes presentaron el género jamaiquino mezclado con dance hall y varios ritmos musicales.

“Siempre hemos sido espectadores de estos eventos y luego de años de trabajo podemos presentar al público nuestra música en un escenario como el de esta noche. Estamos muy agradecidos con las dos instituciones que hicieron esto posible”, manifestó Francisco Ynciarte.

Nuevamante el concepto musical de Petrula llegó a los espacios estancieros, pero esta vez como banda seleccionada a participar en la tradicional fiesta francófona. Letras metafóricas, como La Post-Mona Lisa, Ya no quiero ser yo y Yanomami, se escucharon en compañía de elementos electrónicos y psicodélicos.

“Nuestra música es como un lienzo en blanco, su interpretación queda a la imaginación del espectador, con ella pueden crear y jugar”, indicó el vocalista Leandro Angarita.

Por último, la aclamada banda Jahkogba subió al escenario para cantarle al público un conjunto de temas de paz, solidaridad, conciencia y hermandad bajo una fusión de reggae, folclore venezolano, rock, pop, blues y música electrónica, que encendió una enérgica velada caribeña.

“Si siembras cultura tendrás buenos resultados. Es por eso que aplaudimos la promoción de estos espacios, abiertos para darle oportunidad a todos los estilos musicales, sin discriminación. De esta manera se logra el crecimiento del pueblo”, indicó Adrián Arbona, guitarrista y director general de Jahkogba.

(Cortesia Unidad de Comunicaciones de Pdvsa La Estancia Mcbo.)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *