Voces de la Plaza Baralt se escucharon en la “María Calcaño”

Este miércoles 20 de mayo, la Biblioteca Pública del Zulia “María Calcaño” abrió sus puertas para homenajear a “la voz de los pueblos” en el marco del Día Nacional del Cronista. Con estas palabras, Yolanda Delgado, presidenta de esta “Casa de Letras” dio inicio al conversatorio que bajo el lema “Tertulias de historias de vida” se celebró en la Sala de Conferencias Hesnor Rivera.

IMG_9857

“La memoria de los pueblos también está en la oralidad”, comentó Delgado durante la ponencia de apertura del evento que reunió a ilustres historiadores y artistas, entre los que destacan don Mario Marín, insigne dibujante y “poeta de la vida”; y don Manuel Nelson, “El Último Patiquín”, hombre de zapatos lustrosos, sombrero, chaleco y corbata, memoria viva de la Maracaibo de ayer.

Entre lágrimas, boleros, poemas y tertulias, los cronistas lograron cautivar a la concurrencia con su carisma e invitaron a los asistentes a hacer un emotivo viaje por las calles de la Maracaibo de antaño, que desembocó en remembranzas de sus vivencias en la Plaza Baralt. “Hablar sobre un espacio es hablar sobre su historia. Entre la Catedral de Santa Bárbara y la Basílica está condensada toda la historia de Maracaibo”, expresó el profesor Jesús Parra, historiador y poeta.

Parra también incitó a conocer la ciudad y quererla, su historia y valores humanos, sus personajes ilustres, a este oficio se ha dedicado los últimos 30 años. “La Plaza Baralt no era una plaza como tal, es la calle Colón que se ensancha tomando forma de plaza. Hablar de su nacimiento es hablar a partir de la llegada de los Franciscanos quienes construyeron el templo y el convento, destruido este último hace algunos años para dar paso a la era moderna”, apuntó.

Por su parte, don Mario Marín hizo un recorrido por las adyacencias de la Plaza Baralt y las edificaciones circunvecinas, estructuras con terrazas soberbias en las que colgaban helechos, ventanas con barandales y de atardeceres espléndidos. “La Plaza Baralt vio nacer la empresa petrolera aquí en el Zulia”, afirmó con nostalgia.

Asimismo “El Último Patiquín”, don Manuel Nelson, manifestó su beneplácito al igual que su sorpresa por la invitación que le extendiera la Biblioteca Pública del Zulia en el marco del Día del Cronista. “Cuando mi esposa me dijo que tenía este evento, me puse esta media ropita y me vine para acá. Hablar de la Plaza Baralt es traer a memoria tantas remembranzas de una época que para mí fue muy hermosa; la gente era respetuosa y algo muy importante que recuerdo era a los señores que pasaban frente a la estatua de Baralt que se quitaban el sombrero en señal de reverencia. Lo mismo ocurría en la Plaza Bolívar”, aseveró Nelson.

Y es que los cronistas no sólo son la voz sino también las vivencias que hacen historia y fortalecen la identidad de los pueblos, son capaces de construir vidas a través de las palabras porque la vida está representada en los testimonios de sus historiadores.  “Quien escribe historias siempre será relacionado con la historia de los pueblos”, afirmó también Yolanda Delgado, quien también tuvo una participación musical a petición de don Mario.

Dentro de lo que fue la actividad “Tertulias de historias de vida” también asistieron como ponentes, el arquitecto Raimundo Fuenmayor, responsable del proyecto de remodelación, rescate y rehabilitación de la Plaza Baralt, y Evaristo Pérez Suárez, Director del Patrimonio de la Secretaría de Cultura, quien presentó una serie de imágenes de la Maracaibo de otrora, momento donde también se rindió un merecido homenaje al eterno “Parroquiano”, Astolfo Romero, por conmemorarse un año más de su fallecimiento.

La Plaza Baralt es historia viva que adquiere mayor valor cuando se rescata su memoria porque “la memoria es el hogar del tiempo”, así lo expresó Pérez durante su intervención. El cronista es una fuente inagotable de memoria e identidad, fundamentales para la reconstrucción de un espacio que ha perdido sus signos de pertenencia, lugar donde convergen vivencias y tertulias que siguen haciendo historia a las futuras generaciones.

(Cortesia Oficina de Prensa Biblioteca Pública del Zulia “María Calcaño”)

Leave a Reply